martes, 8 de agosto de 2017

Curiosidades. El primer carro de combate


El Motor War Car con su inventor a bordo

Si en la entrada anterior vimos el que podemos considerar como el primer vehículo blindado autónomo, en esta estudiaremos el que fue el primer carro de combate, o sea, un vehículo automotriz provisto de armamento ofensivo. Obviamente, su aspecto no se asemeja al concepto de carro que se impuso a raíz de la Gran Guerra ya que todo invento tiene sus comienzos y posterior evolución hasta dar con el diseño más adecuado, así que conviene que, por un rato, despojemos nuestras mentes del típico chisme sobre orugas con una torreta y un cañón que todos conocemos.

La idea de crear un vehículo de combate automóvil fue del probo ciudadano británico (Dios maldiga a Nelson, como está mandado) que vemos en la foto de la derecha y que, curiosamente, es un gran desconocido para el público en general a pesar de ser un pionero de la industria automovilística y creador de dos palabras que usamos a diario tropocientas veces, gasolina y automóvil (en inglich, naturalmente). Se trata de Frederick Richard Simms (1863-1944) que, aunque nacido en Hamburgo en el seno de una familia de inmigrantes británicos tenía, como se aprecia en la foto, una pinta de british acojonante con su bombín, su cuello duro y sus patillas propias de contramaestre de la Navy. Simms, que gracias a su amistad con Gottlieb Daimler se hizo con los derechos de explotación de sus motores de gasolina en Gran Bretaña, no solo fue un innovador de primera clase en la naciente industria del automóvil, sino que se interesó en grado sumo por sus aplicaciones militares, que como vimos en la entrada anterior era un campo con inmensas posibilidades de cara a explotarlo con los nuevos motores que se inventaron a finales del siglo XIX.

El primer invento de aplicación bélica del creativo Simms fue un cuadriciclo provisto de un pequeño motor de 1'5 H.P. armado con una ametralladora Maxim refrigerada por aire ya que se consideraba un engorro el añadido del habitual depósito de agua refrigerante habitual en las máquinas de la época. Para defensa del conductor se había instalado un escudo de chapa gracias al cual el ocupante del vehículo podía ser acribillado por todas partes menos por el frente. El vehículo, que fue bautizado como Motor Scout (Explorador a Motor), fue diseñado en 1898 por encargo de la firma Vickers, Son & Maxim Ltd., y fue presentado al público en junio del año siguiente. En la foto superior podemos ver al prolífico Simms a bordo del vehículo, conduciendo con la ayuda de un manillar mientras que con la mano derecha empuña la ametralladora. El Motor Scout, como es lógico, tenía sus limitaciones y, en sí, su mismo nombre no engañaba a nadie. Era un mero vehículo ligero destinado llevar a cabo misiones de exploración y enlace cuya ametralladora podía dar que pensar a posibles patrullas enemigas que intentar apresar a su ocupante era un tanto peligroso. 

Pero el ingenio de Simms no se limitaba a lo que hoy sería un quad ametrallador con el que los frikis es estos peculiares vehículos flipan en colores haciendo el gamba por mitad del campo. En la misma época en que andaba liado con el diseño del Motor Scout tuvo noticia de un vehículo de combate creado por un tal Edward Joel Pennington, un yankee tan imaginativo como el inglés que, además de llevar a cabo mogollón de inventos dentro del campo de la automoción y la aeronáutica, parece ser que acuñó la palabra motocicleta (motorcycle, en la abominable lengua de los anglo-sajones). El invento de Pennington, que podemos ver en el grabado superior, consistía en un pequeño vehículo blindado armado con dos ametralladoras Colt que, aunque apareció en la prensa de la época, por lo visto no fue más allá de la mesa de diseño. Pero el concepto de vehículo armado caló en Simms, que no tardó ni medio segundo en hacer el suyo propio con tal semejanza al del yankee, al menos en lo referente a su morfología externa, que podríamos considerarlo como un plagio de tomo y lomo.

Así pues, nuestro hombre llevó a cabo un par de diseños claramente basados en el de Pennington que, aunque había sido presentado al público, posiblemente no pudo patentarlo porque, según parece, este hombre siempre anduvo escaso de peculio. Uno de ellos fue el que vemos a la izquierda que, en vez de circular por carreteras, estaba concebido para desplazarse por raíles, quizás pensando en que sería más útil de cara a su empleo en la guerra que su país mantenía con los belicosos bóers en Sudáfrica. Como salta a la vista, su parecido con el de Pennington no es precisamente pura coincidencia. Según parece se fabricó un único ejemplar, el que vemos en la foto, el cual fue enviado a Sudáfrica sin que haya noticias de su paradero, su funcionamiento o siquiera si llegó a entrar en acción. Lo más probable es que cualquier mandamás ultraconservador lo mandase guardar en cualquier acuartelamiento a la espera de que se pudriese, como era habitual en aquellos tiempos con las cosas que se salían de los cánones establecidos.

El otro diseño, y este sí que podemos considerarlo como el primer carro de combate convencional, podemos verlo a la derecha. Consistía en un chasis sobre el que se montaba un casco con forma, valga la redundancia, de casco de barco. El motor iba en el centro del vehículo y estaba armado con dos ametralladoras Maxim refrigeradas por agua e instaladas en sendas torretas giratorias, una en cada extremo del vehículo. Sin embargo, este diseño inicial no llegó a fabricarse ya que se llevaron a cabo una serie de modificaciones antes de pasarlo de la mesa de diseño al taller.

El resultado podemos verlo en la foto de la izquierda y, una vez más, su semejanza con el de Pennington es sospechosamente similar. Como se puede ver, las torretas fueron desechadas y en su lugar se instaló en la parte delantera un cañón de tiro rápido Maxim de 1 libra, mientras que en la parte trasera se colocaron dos ametralladoras Maxim que, inicialmente, disponían de escudo frontal el cual fue posteriormente eliminado, seguramente para ahorrar peso ya que el motor no era precisamente una bestia. No obstante, Simms aseguraba que incluso podría instalarse en el vehículo un cañón de 6 libras, que era la pieza de artillería de campaña estándar de la época, y que la tripulación podía incrementarse en 8 hombres, convirtiendo así el vehículo en un transporte de tropas blindado de lo más eficaz . El acceso al interior queda patente en la foto: una simple escala de cuerda que aunaba lo práctico con lo económico, pero suficiente para que sus cuatro tripulantes pudieran entrar en el vehículo que fue bautizado como Motor War Car, uséase, Vehículo de Guerra a Motor. No se devanó mucho los sesos el tal Simms a la hora de elegir un nombre para su invento.

Vista trasera del Motor War Car. Como podemos ver, por la
forma del casco en sus extremos podía actuar como ariete
contra fortificaciones ligeras del enemigo.
El Motor War Car estaba construido por la Vickers mediante un chasis principal con largueros de acero en forma de U sobre el que se instalaba otro armazón, en este caso de tubos, sobre el que iba el motor. El caparazón del blindaje de 6 mm. de grosor también estaba fijado al armazón del motor, pero pronto se comprobó que las vibraciones producidas al desplazarse y por el retroceso de las armas hacían que los remaches que lo sujetaban se cayesen, por lo que hubo que idear un nuevo sistema de fijación consistente en unir el blindaje al chasis mediante unas pequeñas ballestas que absorbiesen las trepidaciones, lo que de propina sirvió para aumentar un poco la resistencia del blindaje al resultar más flexible y, de ese modo, absorber la energía de los proyectiles enemigos. El motor era un Connstatt-Daimler de 4 cilindros y 16 H.P. de potencia que le permitían desplazarse a una velocidad máxima de 14 Km/h. Podía funcionar tanto con gasolina como con aceite pesado, lo que le convierte en un preclaro antecesor de los motores policarburantes que usan los carros de combate modernos. En cuanto a la transmisión, consistía en una simple cadena de rodillos conectada desde el motor a las ruedas traseras, estando provisto de una caja de cambios con 4 velocidades hacia adelante y una hacia atrás. Lo que no ha llegado a nuestros días es el peso total del ingenio, que no debía ser una pluma precisamente. En cuanto al tren de rodaje, las ruedas estaba fabricadas de madera con las llantas de acero. Las traseras, más grandes, medían 122 cm. de diámetro y 15 de ancho mientras que las delanteras, más pequeñas, tenían un diámetro de 91 cm. y 9 de ancho. La suspensión trasera era de ballestas y la delantera de muelles helicoidales y, según aseguraba Simms, su sistema de frenado permitía detener totalmente el vehículo en poco más de 7 metros gracias a su mecanismo combinado que actuaba sobre el buje de las ruedas traseras y las llantas de las mismas con la ayuda de una rueda manual que manejaba el conductor. 

Presentación del Motor War Car en el Crystal Palace. Como se ve, levantó
una gran expectación entre el público asistente al evento.
El Motor War Car fue presentado al público y a la prensa el 4 de abril de 1902 en el Crystal Palace de Londres, causando verdadera sensación y, posiblemente, el desmayo de alguna que otra dama ante la visión de aquella máquina apocalíptica. Sin embargo, no estuvo presente absolutamente NA-DIE del War Office. Pero nadie, nadie, ni un mal tenientillo que luego se dignara informar a sus superiores del Estado Mayor. De hecho, y según manifestó el mismo Simms posteriormente, un oscuro comité nutrido por militares de elevado rango decidió descartar cualquier tipo de apoyo o siquiera darse por enterados de la existencia de aquel diseño que, de haber tenido la aceptación adecuada, podría haber sido decisivo a la hora de desarrollar los carros de combate que, apenas 13 años más tarde, demostraron que serían el arma del futuro. Como era por desgracia tan habitual en los estados mayores de la época, cualquier cosa que oliera a novedad o que imaginasen que les restaría influencia y/o poder les daba tal repeluco que se negaban en redondo a aceptarla. Y lo bueno es que el desdén del ejército por el invento de Simms no pasó desapercibido ya que incluso hubo algún que otro periódico que se hizo eco del vacío que se le hizo en la presentación oficial, asegurando con bastante ironía que para el War Office era en aquel momento mucho más importante el diseño de una gorra de plato o un troquel para un nuevo modelo de botón que aquel tipo de armas. Sea como fuere, la cosa es que el carro de combate de Simms no pasó del prototipo inicial y, como siempre, los responsables de la desidia que impidió que se pudieran tal vez ahorrado cientos de miles de vidas en la Gran Guerra no tuvieron que dar cuenta de su incuria. Y ojo, que hoy día sigue pasando lo mismo como vemos a diario en políticos que se van de rositas a pesar de dejar la economía de un país en la ruina, permitiendo desmanes sin cuento o metidos en guerras de dudoso final.

En fin, ya seguiremos que es la hora del paseo vespertino, amén de los amenes.

Hale, he dicho

31 comentarios:

nathan hale smith patton dijo...

Pasamos de 4 entradas del cuchillo al carro blindado >:3
Para serle honesto ese "war car" parecen platillos voladores y no parece acojonar mucho (obviando las ametralladoras de enfrente)

"Motor War car" ajajja creo que los alemanes tenian mas ingenio en ponerle nombre a sus inventos, como el "panzerkampfwagen" XD

Un saludo

Pd: parece que describe a la perfeccion a los politicos de mi pais con ese ultimo parrafo, se preocupan mas por una pendejadita sin importancia pero bien que se roban todo los cabronazos

Amo del castillo dijo...

Bueno, Motor War Car es Vehículo de Combate a Motor y Panzerkampfwagen es vehículo blindado de combate, de modo que tampoco es que haya mucha diferencia si tenemos en cuenta que en la época del primero lo novedoso era que tuviera motor, cosa que se obvia en el segundo caso porque en los años 30 ya se daba por sentado que los carros de combate debían tener motor sí o sí. En cuanto a los políticos, son así en su país, en el mío y en el resto del planeta salvo en la Antártida, donde de momento no hay ninguno, pero todo se andará.

Un saludo

Ismael dijo...

Que bien se siente volver ponerse al día con varias lecturas de jalón.

No sabía nada de esto ni del anterior vehiculo de vapor, impresionante que ya estuviese concebido tan temprano un invento que luego serviría tanto, solo que le faltaban diversos avances para hacerlo realmente práctico, pero la idea ya estaba hecha. Lo realmente extraño es la cerrazón que tenemos actualmente, al menos para el grueso de la gente de centrarnos en usar lo que tenemos como si hubiese salido de los árboles y ver el pasado como algo oscuro y de algún modo peor...(Acabo de despertarme y creo que mi forma de redacción no es la mejor)

Un saludo.

alfonsodf dijo...

La verdad es que estos primeros tanques más parecían una lata de cerveza que un tanque de verdad. Y en batalla seguramente fueran absolutamente inútiles, entre su lentitud, su más que probable incapacidad para moverse en terreno accidentado y un blindaje escaso, que dudo pudiera detener una bala de rifle, sería poco más que una anécdota contra la que hacer tiro al muñeco.

Amo del castillo dijo...

Es producto de la innata soberbia humana lo que nos hace dar por sentado de que los que vivimos el presente somos absolutamente más listos que los que nos precedieron, Sr. Ismael. Sin embargo, nadie parece que se moleste en pensar si habría sido capaz de inventar algo tan antiguo como un simple arco.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Bueno, no tan inútiles, Sr. Alfonso. En primer lugar, una chapa de acero de 6 mm de grosor puede detener cualquier proyectil de armas ligeras pero, quizás lo más importante, más que la capacidad de maniobra o la mayor o menos invulnerabilidad de la máquina, era el efecto psicológico que ejercía sobre enemigos que nunca habían visto algo semejante. Algo similar a lo que debió sentir un indio americano a la vista del primer español armado de punta en blanco: era posible matarlo, pero su sola visión inspiraba terror.

En todo caso, lo más representativo de estos chismes es que fueron el germen que dio lugar a un nuevo tipo de armas que, al día de hoy, siguen siendo de vital importancia en un campo de batalla. Recuerde que todos los que preconizaron la importancia del carro de combate en los albores de la Gran Guerra, hombres como De Gaulle o Patton, fueron objeto de mofa y befa por parte de los mandamases de los estados mayores para, al cabo de menos de 20 años, ver que tenían más razón que un santo. Sin esas grotescas máquinas de principios de siglo quizás no habría sido posible llegar a los monstruos de 70 Tm. armados con cañones de 120 mm. de nuestros días.

Un saludo

Mr. Gatsby dijo...

No me extraña que los militares del 1902 conspiraran abiertamente contra el artefacto este. Si al final todo es cuestión de poder e influencia: Este blindado equivalía a decirle a toda una rama del ejército que se habían quedado obsoletos, que sus conocimientos eran cosa del pasado y que ya no servían para nada. Es el típico caso de tecnología disruptiva que aparece y destruye uno o varios empleos vigentes, pero al mismo tiempo crea otros nuevos, es más eficiente, genera más riqueza y beneficia a toda la sociedad. Pero claro, para los afectados, mucho más fácil que readaptarse es liarla, tratar de sabotear al competidor y cómo no, berrearle al Estado para que redacte leyes que prohíban la nueva amenaza y les blinden de toda competencia, aunque el resto de la sociedad tenga que joderse y aceptar a la fuerza una tecnología obsoleta, cara e ineficiente para que las ultraminorías gremiales de turno conserven su parcelita de mercado a costa de todos.

Pues lo mismo con el Motor War Car, que habría obligado al arma de caballería a olvidarse para siempre de todas sus estampitas de cargas caballeria gloriosas a lo lienzo de Meissonier y demás pajas mentales napoleónicas, y volver a la academia a desarrollar nuevas tácticas y aprender a manejar blindados. Mejor cerrar filas y utilizar su influencia en el Gobierno para relegar el invento al olvido y seguir con sus fantasías, poco importaba que años más tarde cientos de miles murieran en las trincheras por seguir empleando tácticas del siglo anterior. En fin, un post la mar de interesante porque en mi vida había oído hablar de este blindado primitivo.

Un saludo.

alfonsodf dijo...

Sin duda estos locos cacharros tienen gran importancia como precursores del tanque moderno. Pero pasada la sorpresa inicial, creo que uno de estos trastos no sobreviviría en campo abierto más de quince segundos. Dadas sus aún limitadas capacidades, en la I GM la importancia del carro blindado fue marginal, y supongo que se utilizaría sobre todo como parapeto para los avances de infantería.

alfonsodf dijo...

La evolución ha sido brutal, si el inventor de este protocarro se subiera a por ejemplo un T90, pensaría que está en una nave extraterrestre. El ser humano, siempre tan ingenioso a la hora de desarrollar mejores formas de escabechar al prójimo...

Amo del castillo dijo...

Acertada disertación, Sr. Gatsby, ha expuesto con toda claridad los efectos de las nuevas armas entre los milites más conservadores. Por lo demás, celebro que haya sido de su interés.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Obviamente, Sr. Alfonso, uno de esos trastos habría sido víctima de la artillería alemana de la misma forma que los primeros Renault FT o los Female británicos caían como moscas porque, simplemente, tras el efecto sorpresa no habían sido capaces de dar con un empleo táctico adecuado, supeditado a la lentitud de la infantería. Pero la cosa radica en romper los esquemas tradicionales, que es la única forma de evolucionar y superar al enemigo.

Por cierto, de marginal nada. Se fabricaron cientos de unidades tanto del Renault como de los Male y Female británicos, y su actuación fue decisiva en el curso de la guerra por la falta de atención que los alemanes dieron a este tipo de armas.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Pues parece que asi es gatsby, el que sobrevive en el mundo es el mas mañoso y no el mas poderoso como dicen algunos, y eso no solo se ven cuando entraron los tanques, tambien se vio cuando entraron los primeros rifles automaticos y semiautomaticos en la guerra: el mandamas se ponia terco porque creia que el usar este tipo de mecanismo se perderia la filosofia de "un tiro una baja" (ya que el soldado dispararia la valiosa municion como si fuera abundante)

Y un sin fin de ejemplos en otros ambitos de la sociedad (como el caso de la obsolecencia programada o los coches electricos)

Amo del castillo dijo...

Buen ejemplo lo de los fusiles semi-automáticos, Sr. Nathan. Ciertamente, se consideraba que la tropa no era capaz de mantener disciplina de fuego pero, claro, cuando dichas tropas se vieron en la necesidad de salir a campo abierto y tener que batirse el cobre sin la protección de las trincheras la cosa variaba.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Y no nada mas con los rifles de ese tipo, tambien cuando hubo la necesidad de proteger el coco de los soldadosde la metralla enemiga los mandamases se pusiero tercos al principio porque ese acero que se usaria en cascos era mejor para ellos usarlo para construir cañones, pero viendo las elevadas cifras de muertos por las "abejas" de mala gana accedieron a fabrcar en masa los cascos de acero

Mr. Gatsby dijo...

Por cierto Amo, no me había fijado que el chisme estaba equipado con un Pom-Pom -adoro ese mote- de 37mm, los destrozos que pudo haber hecho con eso habrían sido gloriosos. Lo cual me lleva a una pregunta, ¿por qué teniendo disponibles desde hacía varios años estos pedazo cañones automáticos de 37mm, los franceses armaron sus FT-17 con esos petardos monotiro de cadencia de fuego rídicula? A simple vista parece tan estúpido como preferir llevar un Mosin-Nagant en vez de un AK-47 en misiones de asalto, ¿no?

A ver que opina vuecé. Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Sr. Nathan, le pondré un ejemplo que supera con creces a cualquier otro acerca de la cerrilidad de algunos mandamases: cuando se planteó sustituir el tradicional uniforme francés con pantalones rojos por el posterior en azul cielo debido al elevado número de bajas que sufrían por lo que dicho color destacaba en el campo de batalla, hubo generales que casi sufren una apoplejía afirmando que esos pantalones eran el alma del ejército francés y que sin ellos la moral de las tropas se iría al carajo, cuando en realidad las tropas lo que estaban era hasta el gorro de que los tiradores alemanes los enfilasen fácilmente gracias a los jodidos pantalones. Con eso está todo dicho.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Muy fácil, Sr. Gatsby. Compare el tamaño del cañón Maxim QF de 1 libra (186 cm. de largo y 186 kg. de peso) con el del pequeño Puteaux SA (88 cm. de largo y 110 kg. de peso) del mismo calibre que armaban los FT. Además, recuerde que originariamente ese carro estaba diseñado para albergar en su torreta una ametralladora Hotchkiss, ergo el cañón que vino después tuvo que adaptarse al pequeño tamaño de esta, y no al revés ya que tendrían que haber rediseñado el carro entero. Por otro lado, la cadencia de tiro del Puteaux era de entre 10 y 20 dpm, lo que no está nada mal ya que hablamos de un disparo cada 3-6 segundos con un arma manejada por un solo hombre que debía elegir el blanco, girar la torreta a pulmón porque carecía de mecanismos para ello, bloquearla, cargar el arma, apuntar, disparar y evacuar la vaina servida.

¿No leyó en su día las entradas que se dedicaron al Renault FT? Si no lo hizo le recomiendo que las bichee a base de bien, pueden incluso serle de utilidad a la hora de recrear sus artísticas batallas.

Un saludo

Mr. Gatsby dijo...

Anda pues es verdad, el Pom-Pom es enorme, jajaj. He mirado otras fotos y no lo recordaba así de armatoste. Parece bastante imposible de encajar en esa torreta, desde luego. Aún así 37mm me parece un calibre muy bajo para una simple recarga manual, ¿no pudieron ponerle un cargador similar al de cañon rotatorio Hotchkiss de también 37mm, y haber hecho el cañón este semiautomático? Teniendo en cuenta que un sólo tripulante se encargaba de todo, un cañón semiautomático posiblemente aumentara su rendimiento en combate.

En fin, es tremendo pensar que los gañanes de los franceses, todavía en 1940, tenían torretas con un solo tripulante haciendo de hombre orquesta. No me extraña que los alemanes les arrollaran, mientras un pobre jefe de carro francés enlatado en su torreta completaba todo el proceso de carga, búsqueda de objetivos y disparo, a un Panzer III ya le había dado tiempo a disparar y cambiar de posición cinco veces.

En fin, un saludete.

Amo del castillo dijo...

Ilustre ilustrador, piense que un cañón semiautomático tiene una cadencia de tiro mayor, pero cuando se agota la munición hay que recargarlo y eso lleva su tiempo. Pero, temas de recarga aparte, un cañón de ese tipo tiene más mecanismos, ergo necesita más espacio y la torreta del FT era lo mínimo que se despachaba. Recordemos que su tripulante iba de pie sobre el suelo de la barcaza, y que dentro de la torreta solo entraban sus hombros, su cabeza y poco más. ¿Cree que quedaría mucho espacio para la enorme culata y el manubrio del Hotchkiss cuyo diámetro total era equivalente a la mitad de la altura de la torreta o quizás más? El Puteaux les bastaba para su cometido: neutralizar nidos de ametralladoras o desalojar posiciones enemigas durante un avance y para de contar.

En todo caso y viendo este tema de una forma más global, las cosas claras y el chocolate espeso: los gabachos (Dios maldiga al enano corso) son unos cretinos que siempre se han creído el ombligo de la galaxia con sus chorradas de la "grandeur" y cosas así. Acertaron con el diseño del pequeño FT y dieron por sentado que semejante concepto de carro, así como su uso táctico de apoyo a una infantería que avanzaba a paso de tortuga, iba a ser eterno, y gracias a que los alemanes no supieron enfrentarles un carro decente en una cantidad aceptable porque, de ser así, el desarrollo de la guerra podría haber sido muy distinto. Los A7V no valían un pimiento, su presencia en el campo de batalla fue testimonial debido a su ínfimo número y su concepto de fortificación rodante erizada de ametralladoras era absurdo.

Dicho esto, baste poner como ejemplo los tres carros principales de su glorioso ejército a comienzos de la 2GM: el Renault R35 y el Hotchkiss H35, que eran un calco a mayor escala del FT que armaban el mismo cañoncito de 37mm., y el B1 bis, cuyo comandante iba solo en una mínima torreta manejando un cañón de 47 mm.mientras que el arma principal, un potente cañón de 75 mm., iba en el casco, lo que limitaba su capacidad de puntería lateral una burrada, reduciendo de ese modo su efectividad a límites alarmantes. Obviamente, un carro alemán, con su comandante dedicado por entero a dirigir el cotarro sin tener que preocuparse del armamento, los superaba a nivel táctico a pesar de que los Pzkpfw-II y III tenían un armamento de inferior calibre y menos blindaje y, a pesar de todo, los barrieron literalmente del mapa aún con la superioridad de efectivos de Francia ya que tenía en servicio más de 1.500 R35, una cifra similar de H35 y unos 400 B1. En total, casi 3.500 carros de combate (más los FT que aún conservaban y que algún uso podría darle) que no valían una caca, más obsoletos que los relojes de arena, más lentos que un galápago reumático y sometidos a un empleo táctico más trasnochado que Drácula. Así les fue, y me alegro, qué carajo. Que les den por donde amargan los pepinos.

Bueno, espero haber resuelto sus cuitas respecto al deficiente armamento del FT, pero a la vista de sus dimensiones no había mucho donde elegir.

Un saludo

Mr. Gatsby dijo...

Si si, sin duda Amo, incluso sin querer se ha marcado un resumen acerca del parque blindado francés de 1940 y su rendimiento en combate. En fin, sus tanques serían una castaña pero al menos sirvieron de inspiración para los carros imperiales del Warhammer 40.000:

http://media.moddb.com/cache/images/groups/1/3/2055/thumb_620x2000/1298678057224.jpg
http://s7.hostingkartinok.com/uploads/images/2015/08/8b82121966f3fa59c3a80ec55fda406b.jpg

Jaja, frikadas aparte, creo recordar que los franceses tenían un par de modelos igual de rápidos que los Panzer II y III, aunque claro, seguían del todo lastrados por esas infames torretas unipersonales. No obstante, mucho reírnos de los franceses, pero, ¿los carros británicos no adolecían de problemas muy similares?

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Para nada. El verdadero problema de los british (Dios maldiga a Nelson) es que tras la humillante retirada en Dunkerque que siempre han querido vender como poco menos que una victoria perdieron cantidades masivas de material blindado. Sin embargo, sus carros eran mucho más modernos, con una concepción similar a la de los tedescos, con dos o tres tripulantes en la torreta dependiendo del modelo. Otra cosa es que andasen bastante escasitos de material, y si no hubiese sido por la Ley de Préstamo y Arriendo poco habrían podido hacer. Las cosas claras y el chocolate espeso: los que ganaron la guerra fueron los yankees y los rusos, y sin el monstruoso esfuerzo industrial de los Estados Juntitos y los soviéticos la capital de Francia seguiría siendo Vichy y los british se habrían quedado en su brumosa isla dejando, eso sí, totalmente aislado al continente europeo, faltaría más.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Su ejemplo es muy bueno sr del cadtillo, eso lo lei en un videojuego "valiant hearts" y creo que tambien los botones del uniforme gabacho que brillaban al sol haciendoles visibles al enemigo: otro ejemplo seria el de hacer la inutil linea maginot que no sirvio para nada en la segunda guerra mundial, millones de francos que debieron destinarse a mejorar el ejercito ( todavia en la segunda guerra los gabachos siguieron usando su obsoleto lebel 86)

Ya que menciono dunkerque ¿que opina de la pelicula que se estreno?

Mr. Gatsby dijo...

Ya ya, me refería al inicio de la guerra. ¿Los Matilda y los Churchill no eran unos armatostes hiperblindados, lentos como una tortuga y armados con cañoncitos de mierda cuyo cometido era el simple acompañamiento de infantería? Si claro, no cometían la cagada monumental de la torreta de un sólo tripulante, pero según tenía entendido la filosofía de diseño era la misma, seguir con ese rollito desfasado de la IGM. Luego si, no hay duda, los carros británicos de avanzada la guerra no tenían nada que ver con eso.

Saludos.

Amo del castillo dijo...

En su momento ya se publicó algo sobre la Línea Maginot, Sr. Nathan. Échele un vistazo si aún no lo ha hecho. En cuanto a la película, me ha parecido un peñazo, la verdad.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Bueno, las primeras versiones del Churchill y el Matilda eran ciertamente carros de infantería y estaban armados con un cañón anticarro de 40 mm., en línea con los usados por los tedescos, que usaban el KwK36 de 37 mm. en las primeras versiones del PzKpfw III y el ínfimo cañoncito de 20 mm. del II. Solo el PzKpfw IV podía oponer un cañón verdaderamente serio a pesar de que las primeras versiones armaban un modelo corto de 75 mm. En estos casos los carros alemanes estaban en clara desventaja frente a los poderosos blindajes de los british, que en realidad estaban pensados para resistir los cañones anti-carro antes que el armamento de los carros en sí.

Pero lo que permitió a estos cantamañanas isleños empezar a hablar de tú a tú a los germanos fueron los M4 y M3 cedidos por los yankees, y eso gracias a que el grueso de Panthers y Tigers eran enviados a Rusia. En todo caso y a mi entender, la cosa es que al principio de la contienda aún no se concebían los combates carro contra carro, y de ahí que su armamento estuviese destinado principalmente a hostigar posiciones de infantería o unidades de la misma, edificios, vehículos, piezas de artillería, etc. independientemente de que, de vez en cuando, hubiese que enfrentarse a algún carro enemigo. Y una cosa sí tengo clarísima, y es que si los alemanes no hubiesen invadido Rusia y hubiesen podido dedicar toda su fuerza acorazada contra los aliados, los barren del mapa. Los cañones de 88 y 75 mm. del Tiger y el Panther fundían cualquier carro aliado de un solo impacto. Pero, en fin, las cosas fueron como fueron, y además intervinieron otros muchos factores como los bombardeos constantes de la industria alemana, la carencia de combustible, etc. Pero eso no quita que mientras los gabachos y los isleños estaban en babia durante el período de entre guerras dando por sentado que sus tácticas acerca del empleo de carros eran de lo más brillantes, los germanos se dedicaron a crear una nueva a base de maniobrar en los campos en entrenamiento con carros de metirijillas a base de bastidores de madera con ruedas y cubiertos de tela pintada.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

A poco un m4 podia hacerle frente a un panzer? Digo, porque el M4 era como la facilona del salon: con solo tocarla se calentaba (incendiaba facilmente el m4)

Si lei su articulo sobre la linea y me parecio genial, tanto dinero desperdiciado para que al final ni sirviese de nada...

Segun tengo entendido antes ustes hacia review de peliculas historicas (como fury)
¿porque le parecio peñazo dunkerque?

Amo del castillo dijo...

Un Sherman contra un Tiger o un Panther lo tenía bastante chungo, pero el problema es que del primero se fabricaron más de 50.000 unidades y de los segundos apenas unos 7.500, de los cuales muchos sirvieron en Rusia. La manifiesta superioridad del Sherman a pesar de ser notoriamente inferior fue suficiente. Respecto a lo de la película, simplemente me resultó aburrida, lenta y sin enjundia. Para verla una vez y mucho es.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Porque el sherman era propenso a incendiarse?

Bueno y con el hecho de que no muestran en la pelicula una escena de hitler firmando el alto al fuego al avance de dunkerque pues ya se ve que era algo como "propaganda tommie"

nathan hale smith patton dijo...

Es cierto que habia soldados indios en dunkerque?

Amo del castillo dijo...

Hay varias teorías al respecto, muchas de ellas simples camelos absurdos como el alto octanaje de la gasolina que empleaban y cosas así. La realidad es que el elevado porcentaje de incendios era debido a la explosión de la munición almacenada en armarios secos. Cuando se implantaron los armarios húmedos el porcentaje de incendios por este motivo descendió de forma clamorosa. Quiero recordar que en la entrada dedicada al Fury se explica eso de los armarios húmedos. Por cierto, el mote de "Ronson" en referencia a la conocida marca de encendedores fue creación de los british, no de los yankees.

Respecto a la película poco puedo decirle. Si le digo la verdad la vi a cachos, dormitando entre escenas. Me aburrió sobremanera.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Supongo que sí. Tanto los british como los gabachos recurrieron a sus tropas coloniales durante el conflicto, y en sus filas había de todo. Moros, negros, hindúes, malayos, vietnamitas... En fin, donde hubiera una colonia de allí sacaban gente para ir a combatir por ellos.